20 dic. 2010

La Hipertensión Arterial una amenza real

“Los médicos fracasan en el tratamiento de la mayor parte de las enfermedades crónicas porque esta requiere de un trípode que es cambios de hábitos de vida en cuanto a ejercicio físico u alimentación, medicación y educación”, afirmó el doctor Gabriel Waisman, jefe de la sección Hipertensión del servicio de Clínica Médica del Hospital Italiano de Buenos Aire en una charla que impartió en el circulo medico sobre la hipertensión arterial.
Indicó también que el gran problema que hay es que muchos están detectados y la mayoría no están controlados. Indicó que la hipertensión no es la causa más frecuente de consulta al médico pero acompaña a otras enfermedades prevalentes como el colesterol alto, el sedentarismo, el exceso de peso, la diabetes y otros factores de riesgos cardiovasculares.
Debemos tener claro que la elevación de la presión arterial no produce síntomas que puedan ser considerados característicos pero la hipertensión arterial nos va a producir daños en ciertos órganos y serán éstos los que nos van a presentar la sintomatología.
Los principales órganos afectados por el proceso de hipertensión arterial son el corazón, los riñones y el sistema nervioso central.

Infografía: Hipertensión, el enemigo silencioso

La presión arterial depende de la actividad de la persona, aunque se ha establecido unos valores que son considerados de normalidad.
Actualmente, este criterio de normalidad considera que la presión arterial sistólica debe tener un valor por debajo de 130 mmHg, y la presión arteria diastólica deber ser inferior a 85 mmHg. Considerano los valores de presión máxima entre 130 - 139 mmHg y mínima de 85 - 89 mmHg se califican de "normal alta", siendo consideradas de hipertensas las personas que tienen 140 mmHg o más de sistólica y 90 mmHg o más de diastólica.
Podemos considerar que la hipertensión puede ser leve si esta entre los valores (140 - 159 mmHg/90 - 99 mmHg), moderada si esta entre (160 - 179 mmHg/100 - 109 mmHg),diremos que tiene una hipertenión arterial severa con valores de entre (180 - 209 mmHg/110 - 119 mmHg) o muy severa (200 mmHg o más/120 mmHg o más.